EN CASO DE EMERGENCIA
900 202 202 112
CANAL 16 VHF

Antes de zarpar

Estado de la embarcación

Estado de la embarcación

Prevenir posibles fallos estructurales o mecánicos aumenta la seguridad. Una embarcación de recreo es, en ocasiones, mucho más compleja que un moderno automóvil y necesita mayor atención. El movimiento e impactos sufridos durante la navegación o en el propio amarre, la salinidad y las intemperies, el desgaste y los largos períodos de inmovilidad afectan a la estructura de las embarcaciones, a sus equipos y a su sistema de propulsión.

Después de un prolongado amarre o de haber soportado una navegación dura, se recomienda:

  • Revisar el casco y la existencia de golpes o grietas
  • Comprobar la estanqueidad de portillos y escotillas, así como los mamparos interiores en busca de grietas o deformaciones.
  • No consentir nunca la presencia de agua, sola o acompañada de hidrocarburos, en la sentina. En caso de existir, busque su procedencia. Seque totalmente la sentina con esponjas y bayetas.
  • Eliminar cualquier trozo de trapo o de papel en la sentina, ya que puede obstruir la bomba de achique cuando más la necesitamos.
  • Revisar la estanqueidad de las válvulas de fondo, toma de agua de mar para la refrigeración del motor, buen estado del filtro de agua salada, desagües de sanitarios y fregadero, medidor de velocidad, sonda, etc.
  • Anudar a cada válvula un espiche cónico de madera hecho a la medida, por si necesita taponar con urgencia.
  • Revisar los manguitos y tuberías de agua salada y dulce, doblando el número de abrazaderas y apretándolas.
  • Revisar y engrasar los prensaestopas del paso de la hélice y de la mecha del timón.
  • En las embarcaciones a vela, repasar el estado general de la cabuyería y del velamen, sustituyendo los cabos deteriorados. Comprobar la integridad y la tensión correcta de estayes y obenques.
  • Revisar el sistema eléctrico (enchufes oxidados, cables pelados o tostados).