EN CASO DE EMERGENCIA
900 202 202 112
CANAL 16 VHF

TU RESPONSABILIDAD

Tu responsabilidad

Las actividades de armadores, tripulantes, operadores de instalaciones y usuarios del mar en general, deben ser sostenibles,  de forma que se asegure la continuidad de los recursos marinos para las futuras generaciones, y contribuyendo así al objetivo 14 de los ODS establecidos por la ONU.

Es nuestro deber:

  • Seguir el decálogo ciudadano contra las basuras marinas
  • Iniciar a los más pequeños en buenas prácticas medioambientales como las que os proponen Salva y Mar
  • Cumplir las normas para prevenir la contaminación desde buques e instalaciones

REDUCIR LA CONTAMINACIÓN DE BASURAS EN LA MAR: TAREA DE TODOS 

Todos los años llegan a los mares y océanos cerca de 10 millones de toneladas de basura generando un gran problema ambiental. El 80% de las basuras marinas tienen su origen en  tierra y en parte proceden del littering (abandono de residuos). Arrastrados por el viento y la lluvia pueden recorrer miles kilómetros de distancia hasta llegar al caudal de un río y, finalmente, alcanzar fondos y costas marinas. Las basuras también proceden de los residuos que arrojamos incorrectamente a través del WC.

El “Decálogo ciudadano contra las basuras marinas”, al cual Salvamento Marítimo está adherido, recoge consejos y buenas prácticas centradas en la prevención, con el objetivo de ayudar a mantener playas, costas y océanos limpios. Este documento, dirigido a ciudadanos y entidades, incide en la importancia de la concienciación para hacer frente al problema de las basuras marinas, es decir, en la adopción de hábitos de consumo responsable, en la responsabilidad y en la apuesta por la ciencia ciudadana.

El 20% de los residuos marinos restantes son el resultado de actividades que se realizan en el mar: pesca, transporte marítimo, etc. Una de las consecuencias de todo ello es que más de un millón de aves marinas y 100.000 mamíferos marinos y tortugas mueren cada año por enredo o ingestión de estos residuos, principalmente plásticos.

REDUCIR LA CONTAMINACIÓN PROCEDENTE DE BARCOS: TAREA DE MARINOS

Como principio general, desde los buques no se debe arrojar ningún tipo de residuo al mar. Si bien el Convenio MARPOL, en función del contaminante, el tipo de buque, la distancia a costa y la forma de descarga, establece una serie de excepciones. La tabla 1 refleja las condiciones para la descarga de aguas oleosas; aceites, residuos de combustibles u otros hidrocarburos; aguas sucias y basuras.

 

TIPO DE SUSTANCIAS CONTAMINANTES PROCEDENCIA CONDICIONES PARA LA DESCARGA EN EL MAR DESTINO DE SUSTANCIAS CONTAMINANTES CUYA DESCARGA ESTÁ PROHIBIDA
MEDITERRÁNEO ATLÁNTICO
AGUAS OLEOSAS Sentinas de máquinas
  • Buque navegando.
  • contenido en hidrocarburos < 15ppm.
  • Descarga a través del equipo separador, con alarma y parada automática.
  • Buque navegando a más de 12 millas a la costa.
  • contenido en hidrocarburos < 15ppm.
  • Descarga a través del equipo separador.
Las Aguas oleosas con más de 15 ppm se tienen que retener a bordo para descargarlas en el puerto en una instalación (MARPOL) autorizada.
ACEITES.  RESIDUOS DE COMBUSTIBLE U OTROS HIDROCARBUROS Motores principales y auxiliares, sentinas, depuradoras de combustible, filtros, etc. PROHIBIDA Los aceites, residuos de combustible u otros hidrocarburos, se tienen que retener a bordo para descargarlas al llegar al puerto en una instalación (MARPOL) autorizada.
AGUAS SUCIAS Lavabos, inodoros, duchas, cocinas, etc.
  • Descarga a más de 3 millas de la costa, si el barco dispone del equipo adecuado para triturar y desinfectar previamente el agua.
  • Descarga a más de 12 millas de la costa si el barco no dispone del equipo comentado.
  • Buque navegando a una velocidad no inferior a 4 nudos.
  • Que la descarga no produzca sólidos flotantes ni descoloramiento del agua.
Las aguas que no cumplen las condiciones anteriores, se tienen que retener a bordo, en un tanque adecuado, y posteriormente descargarlas en el puerto en una instalación de recepción adecuada.
BASURA SÓLIDA Restos de comida, embalajes, envases, maderas, plásticos, bidones, vidrios, etc. PROHIBIDO TIRAR PLÁSTICOS DE CUALQUIER CLASE (Incluidos los cabos de nylon o cualquier otro material plástico ) Las basuras sólidas que no puedan ser lanzadas al mar cumpliendo las condiciones anteriores, se tienen que almacenar a bordo y descargarlas a la llegada a puerto en una instalación (MARPOL) autorizada.
PROHIBIDO Los restos de comida se pueden lanzar únicamente estando triturados si el buque en encuentra a más de 12 millas de la costa más próxima.
ESTÁ PROHIBIDO LANZAR RESTOS DE COMIDA CUANDO ESTÉN CONTENIDOS EN BOLSAS DE PLÁSTICO.

 

Se recomienda seguir los siguientes consejos:

En relación con la máquina y la toma de combustible:

  • Mantener adecuadamente la máquina principal y los motores auxiliares a punto, para evitar excesos de consumo de combustible.
  • Asegurar que los productos oleosos no se escapan al mar desde la sala de máquinas.
  • Guardar los trapos utilizados para limpiar la máquina y depositarlos en puerto en los contendores adecuados.
  • Extremar la precaución en las operaciones de toma de combustible para evitar vertidos accidentales.

En relación con los residuos generados a bordo:

  • Concienciar a toda la tripulación a tu cargo para que no arrojen residuos al mar.
  • Separar de forma selectiva los residuos generados como si estuvieras en casa.
  • Disponer a bordo de contenedores o recipientes (bolsa) en la zona de trabajo y en la cocina, si hubiera.
  • Conservar los residuos a bordo hasta llegar a puerto y depositarlos en el contenedor adecuado.

En relación con buenas prácticas generales:

  • Estibar de forma adecuada los productos y residuos peligrosos a bordo, como latas de pintura, líquidos de limpieza, aguarrás y disolventes, aceites de máquina, etc, para evitar derrames accidentales.
  • Elegir los productos menos dañinos para el medio ambiente marino para su uso en el buque, por ejemplo evitando el uso de pinturas anti incrustante excesivamente agresivas.
  • Comprobar que los equipos de refrigeración cumplen la normativa internacional en relación con la emisión de gases que dañan la capa de ozono.
  • Navegar de forma responsable y segura para evitar generar un residuo mayor como pueda ser el propio buque.

Petroleros

Los buques petroleros deben seguir las normas generales y contar con un Plan de contingencias por derrames de hidrocarburos (SOPEP) según establece la Regla 26 del Anexo I del Convenio MARPOL y el artículo 3 del Convenio OPRC.

Pesqueros

La pesca debe realizarse de forma sostenible asegurando el mantenimiento de las poblaciones de las diferentes especies de interés, con el objetivo principal de respetar las tallas mínimas. Los pesqueros deben seguir las normas generales así como las siguientes recomendaciones:

  • No tirar al mar residuos de pesca que pueden ser peligrosos para la fauna y la flora marinas, y llevarlos a puerto para su adecuada gestión.
  • Depositar los restos orgánicos de pescado en el contenedor de residuos biológicos, puesto que las vísceras pueden contener tanto contaminantes como restos biológicos perjudiciales.
  • Realizar un buen mantenimiento de los circuitos de refrigeración de las cámaras frigoríficas para ahorrar energía.
  • Ajustar las juntas de las cámaras frigoríficas para evitar pérdidas de frío.
  • Reducir al máximo el embalaje.
  • Usar sistemas de limpieza a presión en lugar de mangueras.
  • Limpiar las artes con cuidado de no contaminar las aguas del puerto.

Recreo

Los buques de recreo deben seguir las normas generales haciendo especial hincapié en los siguientes consejos:

  • Llevar a puerto los residuos asimilables a domésticos para ser gestionados según su tipología en los lugares autorizados para dicha gestión.
  • Llevar a puerto los residuos peligrosos y depositarlos en el punto limpio.
  • Almacenar las aguas sucias a bordo para su correcta gestión en puerto.

Instalaciones

Las actividades de exploración y explotación de los fondos marinos pueden ser también origen de contaminaciones de hidrocarburos y de otras sustancias utilizadas en la operativa. Para hacer frente a las descargas operacionales o accidentales que puedan acontecer, las instalaciones deben contar con planes de contingencia, como establece el Sistema Nacional de Respuesta.