EN CASO DE EMERGENCIA
900 202 202 112
CANAL 16 VHF

MARES LIMPIOS

Los mares representan un patrimonio muy valioso con un enorme potencial de usos y actividades. Mantenerlos limpios es una tarea de todos, de los múltiples usuarios y de las autoridades y organismos responsables de su protección.

Son muchos los impactos a los que está sometido el medio marino. La pesca, la navegación, el turismo y la industria son sectores económicos que le afectan especialmente. Los vertidos urbanos, industriales y fruto de la navegación son algunas de las presiones a las que están sujetos nuestros mares.

La Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima se encarga de la lucha contra la contaminación procedente de buques y de instalaciones mar adentro; si bien puede participar en operaciones de respuesta para incidentes de contaminación de cualquier origen de acuerdo a lo que establece el sistema nacional de respuesta. El texto refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante establece entre los objetos de Salvamento Marítimo la prevención y lucha contra la contaminación.

NUESTRA LABOR

Para conseguir unos mares limpios, Salvamento Marítimo trabaja en tres líneas estratégicas fundamentales: prevención, preparación y respuesta.

Se persigue evitar las descargas ilícitas procedentes de buques e instalaciones, disminuir la probabilidad de que se produzcan vertidos operacionales y accidentales desde estas fuentes y minimizar el impacto ambiental de todas las contaminaciones del medio marino.

Ante una contaminación, ya sea detectada por medios propios o ya sea notificada por terceros, Salvamento Marítimo coordina la operativa necesaria. La monitorización de la contaminación se realiza por unidades marítimas y aéreas y por el sistema de vigilancia satelital establecido a nivel europeo. La toma de muestras también puede formar parte de este programa de seguimiento. Otras medidas de respuesta, como la contención del derrame y la recogida, son planificadas en función de la magnitud de la contaminación.

TU RESPONSABILIDAD

Nos corresponde a todos mantener nuestros mares limpios y libres de contaminación, además de proteger la vida y los ecosistemas marinos. Armadores, tripulantes, operadores de instalaciones, practicantes de actividades subacuáticas; todos tenemos una responsabilidad para asegurar la sostenibilidad del medio ambiente marino. En el mar debemos conocer las buenas prácticas ambientales y ponerlas en uso.