EN CASO DE EMERGENCIA
900 202 202 112
CANAL 16 VHF

Actuar en emergencias

Abandono de buque

Abandono de Buque

Abandonar la embarcación es una decisión difícil y arriesgada porque puede hacerse en condiciones desfavorables y peligrosas. Es una última decisión que debe meditarse mientras quede esperanza de que la embarcación siga a flote.

Algunos abandonos pueden ser muy precipitados, en plena noche y con mal tiempo. Es necesario estar preparado, física y anímicamente, así como entrenar a la tripulación para esa desagradable eventualidad.

QUÉ HACER

  • Prepararse con antelación.
  • Detener completamente la embarcación.
  • Hacer una llamada de socorro y activar la radiobaliza manualmente.
  • Ponerse ropa de abrigo, chalecos salvavidas o traje de supervivencia (si se tiene).
  • Agruparse de dos en dos y reunir el material que queremos llevar. Atención a las mochilas personales de abandono.
  • De noche, que cada persona disponga de una luz.
  • Amarrar a bordo la driza de la balsa salvavidas antes de lanzarla al agua.
  • Volver a leer las instrucciones de la balsa y lanzarla.
  • Tirar de la driza para que la balsa se infle automáticamente. Si no funciona el mecanismo, tendrá que subirla a bordo e inflarla manualmente.
  • Embarcar por parejas, sin mojarse y sin saltar, suavemente para no dañar la balsa, si es posible. Cuando estén todos a bordo, embarcar el material y sujetarlo bien.
  • Llevar consigo la radiobaliza.
  • Cortar la driza en el último momento (debería tener una navaja en el bolsillo).
  • Acomodarse a bordo, buscando el equilibrio para no volcar.
  • Distribuir pastillas contra el mareo.
  • Achicar y mantener seca la balsa. Usar las esponjas de la balsa.
  • Verificar periódicamente el inflado de la balsa y el estado de las válvulas.
  • En la balsa, según su categoría, se encuentra una bolsa de supervivencia.

SUBIR A LA BALSA DESDE EL AGUA

  • Si se ve obligado a saltar al agua, hágalo de pie, con las piernas y rodillas juntas, sujetando el chaleco y tapándose la nariz. Mantenga a toda la tripulación agrupada. La balsa puede haberse volteado y necesitará colocarla correctamente.
  • Subir a una balsa desde el agua, con el engorro del chaleco, el viento y el oleaje, requiere cierta destreza, esfuerzo físico y la colaboración de todos.

SI NO DISPONE DE BALSA, NO SE DESTRINCA O ESTÁ PINCHADA

  • Salte al agua y no intente nadar. Si tiene que hacerlo, hágalo de espaldas.
  • Lleve consigo la radiobaliza.
  • Mantenga agrupada a toda la tripulación.
  • Súbase a cualquier objeto flotante para reducir la hipotermia.

Para voltear una balsa, colocarse a sotavento y subir sobre la botella de aire comprimido. En otra posición, la botella puede golpear la cabeza de un náufrago. Tirar de las cinchas que cruzan la parte inferior de la balsa, mientras otros náufragos levantan desde barlovento.