EN CASO DE EMERGENCIA
900 202 202 112
CANAL 16 VHF

El Fairell

Búsqueda de dos tripulantes desaparecidos en el abordaje entre el pesquero El Fairell y un buque mercante

Este tipo de operaciones son trágicas desde un inicio, ya que se busca a personas fallecidas. Después de cinco días  de una intensa búsqueda contrarreloj se hallaba a los dos náufragos.

La emergencia se iniciaba a las 15:21 horas del 20 de marzo de 2017, cuando el Centro de Salvamento Marítimo de Barcelona recibía una llamada por VHF alertando del abordaje entre el buque mercante ruso Midvolga 2 y el pesquero El Fairell a 3 millas del puerto de Barcelona.

Como consecuencia de la colisión, el pesquero acabó hundiéndose a una profundidad aproximada de 160 metros.
En el momento de la colisión, dos de los cuatro tripulantes del pesquero fueronrescatados por el propio buque mercante.
Pero desafortunadamente, desaparecieron los otros dos miembros de la tripulación: un hombre de nacionalidad marroquí de
34 años y otro de nacionalidad senegalesa de 37. Empezaba así una búsqueda ininterrumpida, que se mantuvo durante cinco jornadas, día y noche, para localizar a estas dos personas.

Así fueron las operaciones de búsqueda

Los medios movilizados en un primer momento fueron la Guardamar Calíope y el Helimer 205 (Salvamento Marítimo), una
patrullera y buzos GEAS (Guardia Civil), una embarcación de Bomberos de Barcelona, la embarcación Lluerna de la Generalitat de
Catalunya y embarcaciones de Cruz Roja. Asimismo, se desplazó el buque Clara Campoamor desde Cartagena y un robot submarino (ROV) desde la base estratégica de salvamento y lucha contra la contaminación ubicada en Fene (A Coruña).
Al día siguiente del abordaje, en concreto a las 12:20 horas, la embarcación Lluerna del Departament de Pesca de la Generalitat de Catalunya, con sistema de sonda multihaz comunicaba la localización de un objeto de 25 metros en la zona del hundimiento, a unos 160 metros que podría tratarse del pesquero El Fairell. Ya por la tarde, a las 15:27 horas, el cazaminas Sella -de la Armada Española-, que también disponía de sónar de clasificación, así como de su propio ROV, confirmaba la localización del pesquero.

Empezaba entonces la inspección submarina de El Fairell para intentar localizar a los dos hombres desaparecidos con el Robot Comanche de Salvamento Marítimo operado desde el buque Clara Campoamor por nuestros técnicos del ROV de la base de Fene.
Este buque está especialmente configurado como plataforma de operaciones submarinas, ya que dispone de posicionamiento dinámico que permite al buque mantenerse en un lugar fijo sin la necesidad de usar el ancla, pues su sistema de propulsión tiene unas hélices principales y transversales que lo mantienen en un punto fijo de forma permanente. Esta condición es imprescindible para poder realizar las operaciones con el ROV.

El ROV Comanche se dirigía por control remoto desde la sala de mandos instalada a bordo del buque Clara Campoamor, equipada con monitores donde se visualizaban las imágenes captadas en todas las operaciones submarinas.

5 días completos de operaciones en una carrera contrarreloj para recuperar los cuerpos de los dos fallecidos

Un día clave

En la mañana del cuarto día de operaciones, la Guardamar Calíope trasladaba hasta el Clara Campoamor al patrón de El Fairell
acompañado de su hermano y también al Capitán Marítimo de Barcelona, Javier Valencia. El objetivo era que pudieran comprobar en primera persona cómo se estaban realizando las búsquedas submarinas. A las 15:00 horas, el ROV encontraba uno de los cadáveres en las proximidades del pesquero hundido. A las 18:17 horas, el cuerpo ya había sido recuperado y puesto a disposición de la patrullera de la
Guardia Civil.

Quinta jornada y final de operaciones

En una búsqueda ininterrumpida, a las 2:00 horas de la madrugada el ROV localizaba el cuerpo del segundo tripulante del pesquero El Fairell en las inmediaciones del pecio, situado a 37 metros de la posición en la que se había encontrado el primer cadáver; ambos sumergidos a 160 metros de profundidad.Para la recuperación de los cuerpos se utilizó una “cesta” manipulada por el ROV, que descendió a 160 metros. Cuando
la cesta se izó a 15 metros, los cuerpos fueron recuperados por los buceadores de Salvamento Marítimo.