EN CASO DE EMERGENCIA
900 202 202 112
CANAL 16 VHF

Cheshire

Todos los días intentamos demostrar nuestra calidad tanto humana como profesional. En una emergencia como la del Cheshire, se demostró sobradamente la calidad de Salvamento Marítimo.

Albert Lara, operador de grúa del Helimer 207

Rescate "in extremis" de los 23 tripulantes del buque Cheshire tras producirse autocombustión de su carga

El 14 de agosto de 2017, las tripulaciones de los helicópteros de salvamento Helimer 202 y Helimer 207 demostraron su valentía y coraje al rescatar a los 23 tripulantes del buque Cheshire afectado por un incendio en la carga. El denso humo procedente de la descomposición autosostenida de los fertilizantes a bordo del buque complicó la operativa. Los dos rescatadores, en una compleja operación, se adentraron en una atmósfera peligrosa para poder salvar a la totalidad de los miembros de la tripulación.


Pero también los dos comandantes, los dos copilotos y los dos operadores de grúa jugaron un papel fundamental apoyando a los rescatadores y evaluando en todo momento la posición de la aeronave respecto al buque sin gobierno para garantizar su propia seguridad, y también la de los rescatadores y evacuados. La gran explosión que tuvo lugar cuando se estaba izando al rescatador después de finalizar la operación de salvamento, refleja la gravedad de la situación.


La comunicación posterior de la empresa, que habiendo valorado dicha explosión, indicaba que no se aproximase ningún medio al buque en esas condiciones, da idea, sin lugar a dudas, de la magnitud del peligro. La sangre fría, la valentía y la profesionalidad de las tripulaciones de los helicópteros permitieron el éxito de la operación de salvamento. La movilización y coordinación de las unidades por parte del Centro de Las Palmas fue decisiva para que el rescate llegara a buen término, el cual tomó las decisiones contando con todos los actores implicados y en función de la
información disponible en cada momento.


Después del rescate, el buque derivó a aguas internacionales, alejándose del archipiélago canario. El armador, de la compañía Bibby Line Limited, asumió la gestión del salvamento del buque y de la carga, contratando a la empresa Resolve Marine Salvage & Fire. Se recurrió a técnicos y especialistas internacionales para intentar parar la reacción usando lanzas para enfriar la carga. Pero la descomposición acabó afectando a las cinco bodegas del Cheshire. Éste fue remolcado a Motril, llegando allí el 13 de septiembre de 2018, donde se procedió a
la descarga.